Fiscal muere Siguiente El Mañana

Fiscal muere

Buenos Aires: Interzona, 2021.

    Contratapa:

    Consagrada a indagar en la palabra y el origen de las historias a lo largo de una insigne carrera, Luisa Valenzuela escribe una novela en la que las vidas de sus dos protagonistas confluyen y orbitan en torno a sí mismas creando un sistema tan único como una estrella binaria.

    Y en la que bucea por primera vez dentro del género policial tras los procesos deductivos del ex comisario Masachesi, dejando al descubierto los mecanismos y derroteros que se deben transitar hasta descubrir un enigma. Y en la que explora su faceta más lírica tras los escritos de Teldi que serán hogar y refugio en los momentos más áridos de la historia.

    La unión y el amor de estos dos personajes traerán a la luz la trama conspirativa de un suceso que conmovió a un país entero y que lo transformó por completo, pudiendo llegar a poner sus vidas en peligro.

    Microrrelato supernumerario

    LA PUERTA DEL BAÑO

    ¿Qué hay detrás de la puerta del baño? inquiere un aviso de televisión bastante desagradable. Tras la puerta del aviso hay un inodoro, el superhombre limpiador aterriza para higienizarlo con un aparatito que pegotea una cápsula desodorizante dentro de la taza.

    Me recuerda a una bala, la cápsula, porque tras nuestra puerta de baño más emblemática yace un fiscal muerto de un tiro en la sien que con su cuerpo impide la apertura de dicha puerta. Y yace un secreto.

                Cabe averiguar si el fiscal se llevó el secreto a la tumba o si el secreto se llevó a la tumba al fiscal…

    LA NOVELA

    El ex comisario Masachesi continúa explicándole a Teldi, su amante:

    – No hay duda de que el Fiscal se sentía acorralado. Y yo retomo mi deducción y te digo que en ese punto, cuando se veía en el Congreso tratando de demostrar lo indemostrable porque hasta el ex capo de la CIA lo iba a desmentir, el Fiscal recurre al telefonino secreto del que te hablé. Sábado de madrugada, desesperado, no puede pegar un ojo, llama al número que solo él conoce para pedir ayuda. Y desde el otro lado del éter, donde sea que esté el interlocutor y quien quiera que éste sea, le da un primer consejo: agenciate una pistola de bajo calibre, el papanatas de tu asistente mediático tiene una, la tiene registrada, pedísela a él con disimulo, y tenela a mano, no corrés riesgo alguno pero más vale tenerla para amedrentar de ser necesario. O quizá le den otra explicación, vaya uno a saber. Pero seguro le dicen que se agencie la pistola. Y que le llegará un sobre marrón vía alguna persona de su confianza y que no se preocupe, lo guarde nomás que de necesitar lo que el sobre contiene le pasarán el Instructivo. Es la madrugada del sábado anterior a su muerte.

      Medios:

      Los mejores libros que leeremos de aquí a fin de año, en Clarín (26/09/21).

      Carta, de Noé Jitrik (28/10/21).

      Reseña, de Silvia Hopenhayn  (21/10/21).